Skip to content

Los peligros del humor partidista

2010/11/15
tags:

Empiezo las series de crítica de humor, como venía amenazando en los últimos artículos. Considero que el hacer el humor es una práctica en la cual, si se quiere hacer bien, se han de tocar muchos palos, porque sólo de esta manera se pueden extraer sus beneficios.

De los muchos desencadenantes de la risa el humor que nace del error es el más natural, no el único, pero sí el que define como funciona y hace entender porqué tiene una llegada tan inmediata.

El cerebro humano tiene una finalidad protectora, los procesos mentales están diseñados para mantenernos vivos. Su principal tarea es la búsqueda permanente del error (socavones en la calle, moscas en la sopa…) Una de las manera que tiene de exteriorizar este tipo de hallazgo es mediante el humor. Este tipo de estímulos tienen una llegada instantánea a la consciencia, no se filtran.

¿Lo saben aquel...?

El humor del error sería de nota disonante, algo suena mal y si te hace “click” en el cerebro te ríes, existe otro tipo de humor, de nota consonante, que tiene un fuerte componente social. No se nutre tanto del error como del reconocimiento de patrón, la familiaridad que tengamos con el o los cómicos y el contexto en el que estén emplazados.Este humor es el que está de moda ahora, por eso hay una proliferación de “Standing Comedians” y programas de humor casero, es la comedia que pierde gracia si lo sacas del contexto para el que está pensado o no empatizas con el cómico. Los Norte-Americanos lo definen con la frase “It’s funny because it’s true” (Es gracioso porque es verdad).

Por ejemplo ver “Polònia” para nosotros es divertido pero un madrileño no pillará la mitad de las referencias y tampoco perdonará ciertos excesos que aquí les aplaudimos “perquè són de casa”.

De forma similar para nosotros ver un programa de humor de TeleMadrid debe ser algo muy próximo a la tortura y, si le añades música de Perales, podría ser denunciable delante del tribunal de La Haya.

 

"Preguntale, ¿a qué dedica el tiempo libreee?"

Para probar este último punto os voy a poner un ejemplo de un cómico y un sketch que han perdido el contexto , no sólo porque el común de los mortales ya no recuerda a Pedro Ruïz como cómico, sino también porque el tema del que habla ha caducado, pensad que no hace mucho a la gente le hubieran dado contracciones abdominales de la risa y ahora le pueden dar, pero de otro tipo.

Uno de los peligros del humor consonante es que se puede utilizar para atacar, el humor de un bando contra otro. Esto lo hace especialmente peligroso al tener un componente de absorción inmediata. El peligro del humor de batalla es la deshumanización de la persona o colectivo sobre el que recae la broma, como pasaba con la propaganda bélica, la intención es que el que reciba el mensaje ya no vea al contrario como una persona, sino como una cosa. Cuando no pensamos que el otro también es humano es cuando más daño nos permitimos hacerle.

Recientemente David Grossman ha escrito sobre las dificultades que tienen los soldados para matar durante el combate, muchos disparan sus armas por encima de las cabezas del enemigo o no disparan en toda la refriega porque no soportan la idea de quitar una vida humana. La manera de intentar incrementar las cifras de soldados que tiran a dar es mediante propaganda y entrenamiento, para que los soldados vean al enemigo como un objeto. Pero esto no tiene que ver con el humor, ¿no? Es otra cosa…

Este video muestra la contribución de Bob Hope en varias guerras, podría traducir la cantidad de chistes en la que se mofa del enemigo, pero creo que os haceis una idea, muy bueno el final en el que “sellan” la arenga a las tropas con una canción.

Sentimiento de pertenencia a tu bando, contexto adecuado, distanciamiento del otro. Es triste porque es verdad.

Anuncis
3 comentaris leave one →
  1. 2010/11/15 18:45

    Objeción: Telemadrid tampoco tiene maldita la gracia para muchos madrileños. Y de intereconomía mejor ni hablamos. Sin embargo, polònia sí puede ser apreciado por los madrileños. Es una cuestión cualitativa. Existe el humor asociado a una cultura (a mí el humor francés, maldita la gracia), pero en general, si algo tiene gracia, la tiene. Otra cosa es que se pillen las referencias, pero las coñas sobre acebes, el rey o soraya se pueden disfrutar allí con mucho más regodeo…

    • 2010/11/15 21:44

      Buenas,

      Precisamente defiendo que lo importante es el nivel, no la temática. Aunque también me parece, y ampliaré más adelante en otra entrada, que ciertas temáticas no dan más de si porque el impulso para reirse de ellas es muy primitivo (me refiero a los temas tabú como el racismo o el machismo) y no invitan a pensar en profundidad para encontrarles el giro humorístico.

      Comparar “Polonia” con cualquier otro programa de humor de ámbito autonómico seguramente constituirá un agravio comparativo, pero no olvidemos que los programas de humor de las cadenas que comentas se mantienen en antena, me imagino que habrán muchos que los verán. Especialmente flojo es el programa “los clones” de Intereconomía y mira que bién que les va, son el perfecto ejemplo de humor que vive 100% del contexto.

      Por cierto si puedes mirate los dos últimos videos, el de Pedro Ruíz es increible, no hace gracia absolutamente en ningún momento. El de Bob Hope también tiene importancia, por lo histórico y por como se decide a hacer algunos chistes nada neutros.

Trackbacks

  1. Perquè són tan fàcils de fer els acudits racistes? « Chessteps's Blog

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: