Skip to content

¿Porqué el humor importa?

2010/11/08

El humor es una de las herramientas que tenemos los humanos para adaptarnos a nuestro entorno, al hecho que exista una diferencia palpable entre la manera que vivimos el mundo y como realmente es.

Nuestra percepción egocéntrica del mundo es una especie de alucinación colectiva que sigue unas normas propias y además, se afirma a ella misma, no necesita nada más para seguir funcionando.Pero también puede resultar contraproducente, a veces necesitamos replantearnos las cosas, o simplemente la vida se abre paso abruptamente y nos recuerda que no controlamos más que lo que tenemos delante de los morros, y a veces ni eso.

Sólo con el martillo del humor se consigue crear agujeros en las cuatro paredes que nos hemos creado, un impacto terapeutico.

El problema es que inducirse la risa a uno mismo a veces es muy complicado, el buén humor es muy fácil de absorver pero muy difícil de hacer, se necesita mucha técnica, y mucha empatía. También tiene un componente social, sin conocimiento del otro no hay humor.

 

Expertos en la condición humana

Influencia del humor hoy en día

Cada país y su época tienen sus cómicos influyentes, como han tenido sus poetas, políticos,etc. Actualmente en España el nivel es peor que nunca, se ve mucho “fast laugh”, el equivalente del humor a la comida rapida. Hay poco tiempo para pensar, las bromas ni tienen profundidad ni llegan a ninguna parte.

Tampoco ayudan los interesados en fomentar la bipolarización política, que se han inventado el humor de izquierdas o de derechas, con lo que la risa se convierte en un medio más. Un efecto colateral es la aparición del “humor casero” con programas como “Polonia” o “Vaya semanita”.

La falta de tiempo (hay mucho programa diario) y la dificultad de hacer gracia, al mismo tiempo que impones tu propia agenda, crea unos textos sin fondo, mediocres. Los equipos de guionistas se convierten en una especie de máquina expendedora de “one-liners”, que no hacen otra cosa que darle vueltas a como pueden enviarle la próxima “peladilla” al enemigo de turno.

¡Estas en la sexta amigo!

Necesidad de higiene

Como ya he dicho antes la necesidad de reir es sobretodo una herramienta intrapersonal del ser humano, desgraciadamente nadie escoge de qué se rie, las frases graciosas van directas al cerebro, no hay filtro. Cuantas veces nos hemos reido con un chiste de los que hablan de la diferencia de manera peyorativa (racista, machista) para acto seguido condenarnos a nosotros mismos por ello.

Puede dar la impresión que defiendo la censura de temas, nada más lejos de ello, el problemas es el nivel, no el contenido, los guionistas se sacan el texto de encima como si fuera aceite hirviendo y a los que controlan el programa les interesa más la cuota de pantalla que el resultado final, ¿alguién conoce una humorista o actriz cómica fea?

 

Íbais a decir Paz Padilla, ¿verdad?

Después tenemos el humor contraproducente, aquellos que sólo saben hacer reir “en contra de”, por mucho que te estés riendo no deja de ser un continuo escuchar pestes. Cuando todo lo que oímos tiene un trasfondo negativo o pesimista la sonrisa se convierte en llanto más pronto que tarde y lo peor es que, sin que nos demos cuenta, nos estan quitando la única arma que tenemos para combatir justamente aquello que nos producen.

Todas estas prácticas son las que tengo en mente denunciar en las entradas de mi serie de “Critica de humor”, ¡que empiezan en breve!

Anuncis
6 comentaris leave one →
  1. Leticia permalink
    2010/11/08 16:20

    Gran verdad Felipe. Incorporar el humor en lo cotidiano (“el humor es cosa seria”), en el trabajo, en la educación de los niños, es una actitud. El poder dejar de lado la “fantasía de que la situación se descontrolaría, se me iría de las manos”, reírse dejar de “reírse de” y empezar a “reírse con” es una cuestión de salud personal y colectiva.

    • 2010/11/08 17:49

      Gracias Leti, creo que revelar este humor de media sonrisa como lo que es, una arma arrojadiza y herramienta de control mental todo en uno, es algo bueno. Dejar de mirar, para empezar a ver realmente la forma y el mensaje de lo que te estan contando, aunque sea en broma. Como decía Aaron nimzowisch (¡Un ajedrecista!) “Las cosas más importantes se dicen en broma”

  2. 2010/11/11 20:31

    Siempre he pensado que el humor nace del error. Un malentendido en un juego de palabras, un doble sentido, una paradoja, el resbalón de un payaso… siempre hay un error (lingüístico, lógico, pragmático…).
    Lo que ocurre es que para que surja el humor debe advertirse el error y, a ciertos niveles, no todo el mundo llega. En la pantalla interesa gozar de una buena audiencia y eso sólo se consigue con un humor “fácil” de entender, a lo “Escenas de matrimonio” o a lo “Grand Prix”, cuando la gente se reía viendo caer a los sufridos concursantes bajo el acoso de una vaquilla.
    Lógicamente, el humor no es neutro y siempre es bueno saber quién cuenta el chiste para entender qué pretende al contarlo. A menudo, hacer reir es sólo una de sus oscuras intenciones.

    • 2010/11/12 10:24

      Excelente aportación Joan. El humor que nace del error es el más natural, no el único, pero sí el que define como funciona y hace entender porqué tiene una llegada tan inmediata. El cerebro humano tiene una finalidad protectiva, los procesos mentales estan diseñados para mantenernos vivos. Una de sus tareas es la busqueda permanente del error (agujeros en la calle, moscas en la sopa…) Una de las manera que tiene de exteriorizar este tipo de hallazgo es mediante el humor. Como bién dices no todos los errores llegan igual a todo el mundo, por eso es tan difícil hacer humor universal.

      El humor del error sería de nota disonante, algo suena mal y si te hace “click” en el cerebro te ríes, uno de mis ejemplos favoritos lo puse en mi Facebook hace poco, es de Monty Python: “No one leaves this show empty handed, so we’l cut off his hands” (Nadie se va de este programa con las manos vacías así que se las cortaremos).

      Existe otro humor de nota consonante, que tiene un fuerte componente social. No se nutre tanto del error como del reconocimiento de patrón, la familiaridad que tengamos con el o los cómicos y el contexto en el que estén emplazados. Los Norte-Americanos lo definen con la frase “It’s funny because it’s true” (Es gracioso porqué es verdad)

      Este humor es el que está de moda ahora, por eso hay una proliferación de “Standing Comedians” y programas de humor casero, este es el humor que pierde gracia si lo sacas del contexto para el que está pensado o no empatizas con el cómico. Por ejemplo ver “Polònia” para nosotros es divertido pero un madrileño no pillará la mitad de las referencias y tampoco perdonará ciertos excesos que aquí les pasamos “perquè són de casa”. De forma similar para nosotros ver un programa de humor de TeleMadrid debe ser algo muy próximo a la tortura y, si le añades música de Perales, podría ser denunciable delante del tribunal de La Haya.

      Uno de los peligros del humor consonante es que se puede utilizar para atacar, el humor de un bando contra otro. Esto lo hace especialmente peligroso al tener un componente de absorción inmediata, primero llega después se filtra, a veces sin que se de uno cuenta. Ya lo decía Chesterton “un dels destorbs cabdals del nostre temps és un eixam de petites coses, en la forma de petits pensaments, o de petites afirmacions molt deslligades ja dels pensaments, que inunden el conjunt de l’atmosfera de manera només comparable a la dels insectes més menuts: insignificants i gairebé invisibles, però innumerables i gairebé omnipresents.”.Gilbert K.Chesterton “Sobre els comentaris frívols” ¡No deja de ser curioso que esto lo escribiera en 1932!

  3. 2010/11/12 21:14

    Mira, lo que cuentas sobre la caducidad o contexto eficaz del humor me recuerda que en las comedias griegas el tema risible siempre es cotidiano para el espectador. Un político o personaje del momento, etc. En cambio, la tragedia se sitúa en un espacio atemporalmente pretérito, el del mito. Hay alguna excepción, como Los Persas, pero en general todos los dramones griegos tienen lugar en el pasado mientras que lo cómico se desarrolla en el presente. De hecho, el humor (sea error o no) es un poco como el arte. Precisa novedad y lo cotidiano supone un excelente caldo de cultivo para nuevas bromas.
    En cambio, Woody Allen piensa al revés de los griegos. En su película Delitos y faltas, uno de los personajes define la comedia como tragedia+tiempo. Es genial. Cualquier desgracia, con la distancia del tiempo, puede llegar a ser risible. Por ejemplo, el destrozo nazi hace reir en la película de La vida es bella, de Benigni. Si alguien hiciera ahora una comedia sobre las torres gemelas, se consideraría una atrocidad. ¿Por qué? Porque no ha pasado suficiente tiempo.
    Nunca he tenido claro quién tiene razón: si los griegos (con Aristóteles en cabeza) o Woody Allen…

    • 2010/11/15 09:35

      Hola Joan,

      Respondo un poco tarde porque he escrito mi primer 1200 (como los escaladores, je je) de un tirón y me ha dejado tan agotado que me tenido que ir a la montaña a descansar todo el fin de semana.

      Me gusta lo que dices de las tragedias griegas, recuerdo que, en la presentación de uno de sus libros, el brillante filósofo Jorge Ignacio Aguadero Casado ahondaba en el tema de las tragedias griegas y como la mayoría tenían el objetivo de enardecer los ánimos de las masas en contra del enemigo, eran por lo tanto intentos de control mental, como la propaganda pro-bélica nazi o su equivalente comunista.

      Siguiendo con este tema recientemente David Grossman ha escrito sobre las dificultades que tienen los soldados para matar durante el combate muchos disparan sus armas por encima de las cabezas del enemigo o no disparan en toda la refriega, porque no soportan la idea de quitar una vida humana. Es sólo mediante un entrenamiento destinado a crear una ridiculización del enemigo, que crea una ilusión de deshumanización del mismo en la mente del soldado, que los ejercitos consiguen mantener, sus ya de por sí bajos, indices de efectividad.

      Me interesa esta faceta del humor de ataque, uno de sus subproductos más efectivos (y peligrosos) es la deshumanización del bando contrario, como pasaba con la propaganda pro-bélica, la intención es que el que reciba el mensaje ya no vea al contrario como al enemigo como una persona, sino como una cosa. Cuando no pensamos que el otro también es humano es cuando más daño se le puede hacer.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: